Mi marca Ximena Esquivel Joyería me ha permitido combinar mis dos pasiones: el “branding” y la joyería

Como diseñadora gráfica tengo una constante necesidad por lo visual, la estética del diseño y la comunicación. Tener una marca que me permitiera desarrollar una imagen corporativa completamente “libre” fue de los trabajos más difíciles e increíbles que he tenido que hacer.

Desde el inicio ya sabía cuál era el estilo de mi joyería y conocía muy a fondo la personalidad de Ximena Esquivel Joyería. Sin embargo, me faltaba lo más difícil: plasmar su esencia visualmente de manera que representara a la marca.

El proceso de creación fue complicado, principalmente la creación del logo, un proceso en el que duré aproximadamente un año y para el que tuve que haber hecho por lo menos unos 50 bocetos con sus respectivas modificaciones. Fui sumamente estricta en la fase de creación ya que necesitaba transmitir las características esenciales que definían a mi marca mediante mi logo y todos los elementos gráficos que vendrían después.

Después de la creación del logotipo vino la implementación y el desarrollo de la marca. En un principio estaba un poco indecisa acerca de los colores que quería utilizar. Conforme fue pasando el tiempo y a prueba y error me di cuenta que los colores definitivos de Ximena Esquivel Joyería iban a ser el plateado y el negro. Una vez definido los colores y el logotipo todo fue más fácil y fue en este momento que aparecieron las bolsitas, cajitas, stickers, tarjetas de presentación, pagina web y todas las piezas gráficas. Todo tenía que tener congruencia, hasta las fotografías tenían que ser de fondo negro, ya que era esencial tener una gráfica consistente que comunicara adecuadamente y no causara confusión.

Fue un proceso largo de aproximadamente dos años pero ahora puedo decir que pese a que fue complicado me encantó hacerlo y me encuentro complacida con la imagen, ya que logré captar la esencia de la marca. Ahora lo que sigue es poco a poco ir consolidando y posicionando la marca.